recibir
Reflexiones,  Vivencias personales

Aprende a recibir

En esta vida todo se puede aprender. Aprender a recibir es sumamente importante sobre todo aquello que nos gustaría poder repartir entre otros. Esto es algo harto difícil para algunas personas, puesto que son incapaces de aceptar muestras de bondad o amor hacia ellas. Normalmente son personas que tratan con mucha bondad y consideración a sus seres queridos y personas allegadas, pero que casi con la misma vehemencia son capaces de juzgar negativamente a otros. Suelen ser personas que difícilmente aceptan hacia ellas cualquier trato de favor, para luego no sentirse obligadas a compensar ese detalle con creces.

El resultado

El resultado de tal comportamiento es que siempre están en balance negativo y exhaustas. El porqué es fácil de comprender, al ser incapaces de recibir, sin compensar lo recibido con algo de más valor, siempre salen perdiendo, y los otros al final dejan de darle, porque entienden que lo que están haciendo es obligar a la persona a resarcirte por algo que tú, gustosamente querías ofrecerle.

Así se comporta

Que has estado en un mercado, lejos de vuestra zona, y has visto unas frutas, fuera de temporada, que a ella le gustan y se las compras, pues unos días más tarde recibirás como compensación, una tarta, o algo similar, pero de más valor, que lo que tú le llevaste. Vais juntas a hacer la compra, ella cargará con más bolsas o más peso.

Que la llamas para quedar, en una cafetería a tomar algo, seguro que termina pagando ella. Si sabe que estas indispuesta, acudirá para ver en qué puede ayudar y con la comida preparada.

Sin embargo, no permitirá bajo ningún concepto, que hagas lo mismo con ella y si la obligaras a aceptar, sabes que pocos días después, te resarciría con algo de más valor. Y así en todas las facetas de la vida, este tipo de personas siempre se ven obligadas a dar más de lo que reciben.

Recibe emocionalmente

Aprender a recibir y dar emocionalmente es sumamente importante para el ser humano, pues de lo contrario nuestras relaciones serán puramente instintivas y nos faltará uno de los componentes que nos distingue de nuestros hermanos los animales: la energía del amor (Ágape)*

*Abro aquí este paréntesis, porque muchos humanos confunden, el amor con las relaciones de pareja y ese tipo de amor no nos distingue de nuestros hermanos los animales, ese lo compartimos con ellos tal cual-.

Ábrete a recibir

Si somos humanos normales, daremos y recibiremos sin medir, pero sin agobiar, de tal manera que todos prosperaremos. Veamos algunos ejemplos:

Si mi cosecha de aceitunas, ha sido abundante y tengo un gran excedente de aceite, podré regalar este preciado líquido a quien lo necesite o esté escaso de él. Pero sería innecesario que lo regalara a quien tiene incluso más que yo, sólo por compensar con creces un favor recibido.

Si quien me hizo el favor, tiene más que yo de todo, simplemente le daré las gracias con sinceridad, deseándole que siga prosperando en todo, pero mis bienes los haré llegar a quienes tengan necesidad de ellos y los aprecien.

Demostrar aprecio

demostración cariño

Demostrar aprecio o agradecimiento sincero por un favor o regalo es sumamente positivo, pero no debe de confundirse con la acción de devolver el favor, pues entonces dejaría de ser una muestra de amor, bondad o aprecio, para convertirse en una simple transacción comercial. Como he recibido algo de ti, he de pagarte un precio. Eso no tendría ningún sentido.

Tenemos que apreciar y agradecer los favores, las muestras de cariño, los regalos, y todas las muestras de bondad que alguien nos regale, bendiciéndolo desde el corazón y tratando de favorecer nosotros a otros seres humanos que lo necesiten.

Somos la mano del destino

Cada vez que ayudamos, a alguien a conseguir una meta, cada vez que proporcionamos a alguien hambriento una comida, cada vez que somos capaces de que una persona sonría, cada vez que hacemos que alguien se sienta querido, nos estamos convirtiendo en el instrumento de Dios, el Universo, el Espíritu, la Esencia, o como quiera que tú llames a la Energía que nos une en el amor.

Es por eso que nadie, tiene que devolver el favor a nadie, se tiene que dar gracias desde el corazón y bendecir, a la persona que ha sido el instrumento de esa Fuerza de amor que rige el mundo, y darte cuenta cuando tú mismo, puedes ser en algún momento el instrumento que la Energía use para favorecer a otro. Siéntete agradecido también por eso, como explicábamos aquí.

¿A quién dar?

Para la Energía que rige este universo, todo cuanto existe en este planeta, forma un conjunto y tiene que coexistir en armonía. Por lo que no tiene ningún sentido que demos al que más tiene, simplemente porque consideramos que le debemos un favor. Los favores no se deben, se agradecen y aprecian, es totalmente innecesario devolverlos, pues entonces dejarían de ser favores, sería como decirle al universo, no quiero deber nada a nadie, no quiero tener que agradecer nada a nadie. Entonces, el universo tendrá que enseñarte a agradecer y cada vez te proveerá de menos cosas, para que te sientas agradecido, hasta por el trabajo de tu corazón que está trabajando desde antes de que nacieras, sin que le prestes atención.

Cuídate

Si nos cuidamos en todos los sentidos, estamos aprendiendo a recibir.

cuidate

Lo más importante que tenemos, es la vida que nos proporcionaron nuestros padres y que comenzó su existencia, incluso antes de que naciéramos, junto con la esencia de la vida y para sustentarla en nuestro paso por esta tierra. Se nos proporcionó un cuerpo, que cíclicamente se renueva y cuyo estado depende en gran manera, del aprecio y agradecimiento que sintamos por él, que demostraremos en las atenciones que le proporcionamos a diario. Que cuides tu cuerpo es abrirte a recibir y agradecer los dones recibidos.

Recibe mi regalo

Entonces abrámonos a recibir, dejemos que nuestros semejantes nos sonrían abiertamente, nos muestren su cariño, nos ayuden a alcanzar nuestras metas, incluso a que nos hagan regalos, y agradezcámoslo al Universo que nos lo provee y a la mano que nos lo da, manteniéndonos siempre alerta para ser nosotros mismos la mano que use el universo para bendecir a otros.

Esta reflexión de hoy, es mi regalo para ti. Si de alguna manera te fue agradable o provechosa, tal vez quisieras compartirla con personas que aprecies.

Muchas gracias por tu atención.

Si te ha gustado mi post, ¡compártelo!
error

¿Te está gustando mi blog? ¡Compártelo con el mundo!