autoayuda
Manual de escritura

¿Quieres empezar a escribir / ser escritor? (17) – Autoayuda

LITERATURA DE AUTOAYUDA

Los libros de autoayuda han proliferado en las últimas décadas de manera impresionante debido a su gran demanda, pero muchas personas no tenemos claro qué es un libro de autoayuda y quién puede escribirlo. O tal vez se nos presenta el conflicto a nosotros, los escritores noveles, de tener una información que pensamos que podría ayudar a otros, pero no tenemos las credenciales debidas o la suficiente autoridad para hablar de ello. Así que… empecemos por el principio.

¿QUÉ ES UN LIBRO DE AUTOAYUDA?

Como su nombre indica, es un escrito que abarca cualquier tema que pueda solucionar o aportar información sobre un conflicto o problema que pueda tener cualquier persona. Lo importante no es el tema, sino que pueda aportar alguna posible solución para que la persona lectora lo pueda aplicar y/o llevarlo a la práctica.

Entendemos pues, que no todos los tipos de autoayuda abarcan el mismo tema y que podrían abarcar muchas categorías: psicología, espiritualidad, asuntos legales, familia, salud, etc. Cada una de estas categorías las podríamos subdividir en más subcategorías. Por ejemplo, en el tema salud, se puede abarcar la alimentación, el sueño, la higiene, los suplementos alimenticios y otro largo etc.

Queda claro que no todos los libros de autoayuda son lo mismo, ni todo el mundo puede escribir de todo. Aunque sí del mismo tema. Pongamos un ejemplo.

Ejemplo

Tomamos la categoría de familia, y dentro de esta el tema divorcio y custodia de los hijos. Los escritos de Yllina Mimbela, abogada en derechos de familia, nos serían jurídicamente de gran ayuda, puesto que tiene las credenciales y los conocimientos. Sin embargo, una persona que no tenga esos conocimientos ni esas credenciales puede aportar ayuda al contarnos cuando ella pasó por una experiencia de ese calibre, qué cosas le fueron de provecho y qué equivocaciones cometió. Esta experiencia la puede capacitar para escribir sobre el tema, contando lo que ella pasó, cómo lo solucionó y cómo lo superó. Su experiencia puede beneficiar a otros.

Eso mismo aplicaría a la salud. De este tema, un médico hablaría desde su posición, tal vez un nutricionista desde el suyo, lo mismo sucedería desde la posición de un naturalista y… ¿por qué no? desde la perspectiva de un enfermo que ha logrado superar cierta enfermedad y que su ejemplo sobre qué cosas se pueden imitar y cuales se tienen que evitar puede ayudar a una persona que esté en el mismo trance.

Todos y cada uno de nosotros podemos aportar ayuda a otra persona, sino como perito en una materia, si al contar cómo enfrentamos cualquier tipo de conflictos, qué hicimos bien y cómo nos equivocamos.

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

Si queremos escribir un libro de autoayuda, lo primero que tenemos que saber es de que recursos disponemos. ¿Tenemos una maestría en algún área? ¿Disponemos de experiencia práctica sobre algo? ¿Hemos superado algún reto de cualquier tipo?

Otra cosa que tenemos que tener claro es a qué tipo de personas les será de provecho para, acto seguido, decidir cómo tienes que presentar la ayuda que quieres prestar. Esta ayuda puede ser mediante pautas consecutivas, es decir, la una detrás de la otra. Si de lo que se trata es que alguien alcance una meta, la tendrás que ir guiando paso a paso, y esos pasos serán grandes o pequeños, dependiendo del tipo de personas a las que te dirijas.

BELLAMORFISIS

Cuando yo escribí mi libro de autoayuda “Bellamorfosis“, que son ejercicios prácticos para 21 días, me planteé una pequeña y fácil lectura para cada día. De este modo, me aseguraba que se enfrentaran a los ejercicios con ilusión. Algunos días les daba ciertas pinceladas sobre qué tema estábamos trabajando, pero sin profundizar mucho, porque era un libro para principiantes. Por eso adapté la información para personas que no tenían mucho conocimiento.

Para que lo entendamos, si nuestra materia fuese la nutrición, y tuviéramos que preparar un menú, dependería mucho de las personas y sus necesidades. No es lo mismo un hombre de 30 años que practica la alta competición, que un hombre de 30 años sentado todo el día ante una computadora. A ambos le explicaríamos su dieta y el por qué. En el caso de una jovencita de diez años que asiste a primaria, le pautaríamos su dieta y tal vez le dijésemos en qué la va a ayudar, pero no le explicaríamos la dieta. A un bebé de menos de un año simplemente le pautaríamos su dieta.

Céntrate en las personas a las que va dirigido tu consejo. Ellos serán los que apliquen tus consejos.

Organiza cómo será tu libro de autoayuda

Sabes ya lo que tienes para dar y sabes a quien se lo puedes dar, ahora comienza a planificar los pasos o capítulos de tu libro. Como ya te he dicho, yo organicé “Bellamorfosis” por lecturas y ejercicios diarios. No tenían que leerse todo el libro para comenzar con los ejercicios, sino solo las dos o tres páginas de ese día. Depende mucho de la materia que quieras trasmitir para organizar el libro.

Sé muy claro desde el principio, explicando qué es lo que pretendes, qué es lo que ofreces y cómo lo vas a ofrecer. Yo creo que ese debería de ser tu primer capítulo, pues hay algunos autores que estás terminando el libro y aún no tienes muy claro que es lo que pretenden.

Si vas a ayudar a alguien dile desde el principio qué es lo que quieres aportarle, cómo lo vas a hacer y qué es lo que esperas que él haga para que le sea provechoso.

Evidentemente, si tu libro de autoayuda es contarle cómo tú superaste algún reto, este principio no es válido. En este caso el principio será contarle lo que te condujo al reto que afrontaste y a partir de ese evento ir desarrollando los temas en los que te viste inmerso capítulo por capítulo.

Vamos a ver cada uno de estos supuestos en un solo tema para entenderlo mejor. Como ejemplo, tomemos la agricultura:

– Yo cuento mi experiencia

Comenzaré contando cuando llegué a una parcela en la que pretendía criar cierto tipo de verduras, en qué condiciones estaba el terreno y cómo lo trabaje antes de plantar las semillas. Después seguiré contando mis dificultades o beneficios por contar con mucha o poca agua para el regadío, si me enfrenté a alguna plaga, a alguna helada u otro accidente climático que benefició o arruinó mi proyecto… Y seguiré contando cronológicamente todas las experiencias, añadiendo datos con cifras, gráficas o cualquier otra información pertinente.

– Yo aconsejo cómo cultivar una parcela

En este supuesto ya no estamos contando lo que a nosotros nos pasó. Aquí damos información más generalizada, trataremos de hacerle saber al lector que se puede enfrentar a diferentes tipos de suelo y qué tipo de trabajos y necesidades serán más apropiados para cada uno de ellos.

También podremos hablarle de los diferentes tipos de agricultura a los que se puede dedicar, la agricultura intensiva, la agricultura rotativa, la permacultura, etc.

Abarcaremos los ciclos anuales y las diferentes tareas, plagas y necesidades dependiendo de qué cultivos. También habrán cifras y gráficas, pero, como vemos, aquí es todo teórico, no como en el primer supuesto que era algo que me estaba sucediendo.

Lo diferentes pasos

  • 1º Prólogo: Explicando, cual ha sido tu propósito al escribir el libro, cómo piensas que lo va a ayudar y cómo vas a estructurar el material.
  • 2º Si los lectores van a necesitar algún material a lo largo del libro, dilo también al principio para que, cuando lo necesite, no le tome por sorpresa.
  • 3º Elabora los capítulos por temas o metas cronológicos. Piensa que cuando se construye una casa, no se comienza poniendo ladrillos, se comienza ahondando la cimentación, después vendrá la estructura y por fin los tejados.
  • 4º Por muy profesional que sea nuestro libro, siempre quedan cosas por decir y por hacer. Termínalo felicitando a los lectores por su logro, y como si en un futuro tuvierais que estar de nuevo en contacto por algún motivo.
  • 5º Normalmente un libro de autoayuda consigue que quien se beneficie de él quede muy vinculado con el autor. Deja alguna puerta abierta para que puedan contactar contigo (un correo, un perfil de redes, etc).

Espero haberos ayudado. Nos encontramos de nuevo en los ejercicios.


Recuerda que puede consultar todos los textos del Manual de escritura AQUÍ: www.lolacampos.com/category/manual-de-escritura

Gracias por tu atención.

Si te ha gustado mi post, ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te está gustando mi blog? ¡Compártelo con el mundo!