estrés
Reflexiones

Estrés

El estrés es una reacción de nuestro cuerpo ante una situación muy difícil o una sensación de peligro. En momentos en que estamos expuestos a alguna de estas situaciones, reales o ficticias, nuestro cerebro segrega hormonas del tipo cortisol, que afectan a nuestras células, debilitándolas, incluso puede llegar a matarlas.

Pero el estrés es beneficioso en algunos casos, como puede ser enfrentarnos a cualquier clase de peligro o al enfrentarnos a una prueba que nos obliga a algo en determinado tiempo, puede ser un examen, una entrevista de trabajo, una prueba deportiva o cualquier otra cosa por el estilo. Es decir, nuestro organismo está diseñado para realizar ciertos cambios en caso necesario, en piloto automático, sin que el hecho revista un peligro para nuestro organismo.

Estrés crónico

La cosa cambia cuando las personas se ven sometidas a un estrés crónico, bien sea real o ficticio. Como se ha demostrado en numerosas investigaciones.

https://psiquiatria.com/bibliopsiquis/blog/como-afecta-el-estres-al-cerebro/

Se ha comprobado que nuestro cerebro puede sufrir cambios tanto a nivel anatómico, como la reducción de la corteza prefrontal, la amígdala y el hipocampo, lo cual repercute a nivel funcional, afectando a nuestra memoria y aprendizaje. La reducción de la corteza prefrontal y el hipocampo también dan lugar a las alteraciones emocionales tan presentes en personas que sufren depresión.

COVID-19

Este estrés crónico es al que se están enfrentando muchas personas en el actual estado de alarma a nivel mundial por el coronavirus o Covid-19 .

El temor al virus, la falta del material obligatorio para protegernos, como las mascarillas. El cierre de hoteles, bares y otros establecimientos. La escasez de algunos artículos. El cierre de fronteras. El confinamiento, que ha obligado a permanecer a familias esteras 24 horas diarias en pequeños apartamentos. Las calles desiertas. El miedo a las multas por incumplir los requisitos, que muchos no siempre tienen claro. El temor a ser contagiado por esa persona anónima que se cruza contigo en el supermercado. Saber que si enfermas no tendrás a nadie de tu familia cerca. Tener la certeza de que no hay ningún medicamento que se haya probado eficaz. El no poder enterrar a un ser amado en las debidas condiciones. La precariedad de la economía. La angustia de ver a los hijos y temer por su porvenir.

La angustia vivida por el confinamiento, agravada por el malestar político que los diferentes grupos creaban con tal de contar con más notoriedad ante los medios de comunicación que daban amplia información de todo lo que sucedía, ha producido mucho estrés.

¿Cómo afecta el estrés crónico a nuestro cuerpo?

Si bien antes hemos mencionado cómo el estrés afecta a nuestro cerebro, muy importante es saber cómo afecta al resto de nuestro cuerpo.

Como ya hemos dicho, ante una situación de estrés nuestro organismo funciona a nivel piloto automático, haciendo que todos sus sistemas se pongan a trabajar ante un peligro inminente, así por ejemplo:

El sistema endocrino

Las glándulas producen hormonas, como la adrenalina o el cortisol, en abundancia de cantidad para que el resto del cuerpo funcione ante dicho peligro, por lo que el hígado, por ejemplo, aumenta el nivel de azúcar en sangre para que tengamos mucha más energía. Pero al sostenerse esto por largo tiempo, produce diabetes y baja las defensas, por lo que nos hace más vulnerables a cualquier enfermedad, nos produce cambios de humor y aumento de peso.

Sistema nervioso

El exceso de las hormonas antes citadas y de la glucosa en sangre, hace que aumente nuestro ritmo cardíaco, lo que propicia el aumento de la presión arterial, la irritabilidad, dolor de cabeza e insomnio.

Sistema cardio

El corazón late más fuerte y rápido para hacer que la sangre llegue más eficientemente a donde se necesite, como sería en caso de un peligro real, a los músculos para permitirnos correr más rápido o ejercer más fuerza. Pero puede producirnos un infarto o un accidente cerebrovascular.

Sistema respiratorio

Lo anteriormente dicho puede provocar que respiremos, más rápido y por lo tanto hiperventilemos y si somos propensos a ellos entremos en un ataque de pánico.

Sistema músculo-esquelético

Al recibir más sangre debido al gran porcentaje de hormonas como la adrenalina y el cortisol que circula por nuestra sangre, nuestros músculos se tensan se preparan para una gran actividad y no lesionarse, pero esto nos producirá dolor de cabeza y en el resto del cuerpo, además de tensiones y espasmos musculares.

Sistema gastrointestinal

Demasiado estrés o un estrés sostenido en el tiempo, puede alterar nuestro sistema digestivo produciéndonos nauseas, vómitos, diarreas o estreñimiento, incluso alternarse días de diarrea con días de estreñimiento.

Plantarle cara al estrés

Lo primero que tenemos que saber es que nunca podremos controlarlo todo, por lo que seamos razonables al afrontar una situación extraña y nueva.

Solo por hoy. No pienses en los problemas a largo plazo, céntrate en el hoy (Mateo:6:34) Durante el confinamiento por el Covid-19 algunos padres se agobiaron al no poder bajar a sus hijos al parque y tenerlos todo el día encerrados en casa. Se angustiaban pensando si ellos al tener que salir para hacer la compra enfermaban que sería de sus hijos. Algo similar pasaba con quienes tenían padres dependientes, y sobre todo con los sanitarios y demás personas que estaban todo el día expuestos al virus y al terminar la jornada no volvían a sus casas para no contaminar a sus familiares.

Centrarse en solo por hoy voy hacer que mis hijos lo pasen bien en casa. Solo por hoy, cuando llame a mis seres queridos que no puedo ver, les diré que los amo y las cosas buenas que hemos conseguido, tendré confianza en las personas que cuidan a mis hijos mientras yo trabajo, les haré saber lo importantes que son sus conductas y lo satisfecho que estoy por su buen comportamiento.

Si tienes que negociar algún comportamiento con alguien por un asunto de emergencia como el que estamos comentando, hazlo solo por hoy, para que nadie tenga la sensación de que está hipotecando su vida, pide y ofrece solo por hoy.

Si no has visto la película ‘La vida es bella’ te animo a que lo hagas, es toda una lección de cómo hacer las cosas difíciles más fáciles.

Planifique todo lo que se pueda planificar

Si va a estar un tiempo confinado, como es el caso que nos ocupa, será muy conveniente que planifique ciertas cosas, como por ejemplo, las diferentes comidas de los miembros que convivan en su casa. Eso le permitirá optimizar su tiempo a la hora de la compra. Si tiene que teletrabajar en un horario específico, organice las actividades de sus hijos pequeños en relación a esas prioridades, los más mayores se organizarán ellos solos.

El ejercicio físico es primordial en esta situación, por pequeño que sea el apartamento, tendremos que organizarnos para que nuestro cuerpo se mantenga en óptimas condiciones. Después de varias semanas de confinamiento, los médicos reportaban que las personas que llegaban al departamento de urgencias médicas, además de problemas respiratorios, presentaban flebitis en las extremidades inferiores.

Busquemos ayuda

Tal vez a pesar de nuestros esfuerzos no seamos capaces de atender todas las cosas y tengamos que plantearnos el pedir ayuda. Se han habilitado algunos teléfonos donde acudir en caso de necesidad, y algunos particulares se ofrecen como voluntarios para realizar diferentes tareas. No dudes en pedir ayuda.

Perdónate y perdona a los demás

Y sobre todo, sobre todo, perdónate si no puedes con todo, si has perdido los estribos, si te has puesto nerviosa y perdona a los demás, llénate de comprensión, trata de pensar en cómo lo viven ellos y si montan alguna escena, tú trata de mantener la compostura y perdona.

Procura que los programas televisivos y películas que veáis sean divertidas o positivas, durante los quehaceres cotidianos ponte música que te alegre y si tienes que teletrabajar alguna música de fondo que te relaje.

Gracias por tu atención y tal vez solo por hoy quieras contarme cómo has vivido tú el estrés por el confinamiento por el COVID-19.

Si te ha gustado mi post, ¡compártelo!
error

¿Te está gustando mi blog? ¡Compártelo con el mundo!