humanidad
Reflexiones

Todos somos uno, cuidémonos

Hoy día, la humanidad vive en un mundo globalizado, personas de diferentes continentes nos podemos comunicar diariamente, existen vías de transporte que en poco tiempo y por poco dinero te permiten visitar personalmente cualquier parte del mundo, y lo mismo sucede con las mercancías.

Aquí en España, compramos en un mismo establecimiento frutas, hortalizas, cereales, pescado y carnes, de Europa, Asia, África, América y, que yo sepa, de Oceanía no he comprado nada consciente, pero seguro que cosas como té, especias y muchos más productos nos llegan de allí.

Cuanta comida produce la tierra

En la actualidad, conforme está la tierra, se dice que se produce el doble del alimento que necesitamos.

Según el diario español El Mundo, los españoles desperdiciamos 7,7 millones de toneladas de alimento.

https://www.elmundo.es/sociedad/2016/06/28/57725079ca474104478b4627.htmlente.

Viendo estas noticias parece imposible que nadie en el mundo pueda pasar hambre.

La paradoja es que casi 900 millones de seres humanos pasan hambre. Y algunos de ellos también en nuestro país. Las cifras mundiales y por países son escalofriantes.

¿Y tú, comes todos los días?

Si tu respuesta es afirmativa, enhorabuena, pues otros no tendrán ni siquiera lo mínimo necesario para subsistir un día más. Pero seguramente te preguntarás, ¿y qué puedo hacer yo? Pues comer y beber con alegría en el corazón, por humilde que sea tu alimento y aunque te cueste gran esfuerzo conseguirlo, dando gracias por tener alimento que te sustente.

Según 1ª de los reyes 17: 1-17, el profeta Elías fue sustentado un tiempo, milagrosamente mediante un cuervo, y recordemos que los cuervos eran animales inmundos para los judíos.

Y según Ezequiel 4:15, se profetizan tiempos de penuria y para dramatizarlo se le pide a Ezequiel que cueza su pan de harina de cebada sobre excrementos vacunos.

Esto nos muestra que en tiempo de necesidad, la humanidad tal vez tengamos que aceptar que se nos provea los alimentos de manera indecorosa, pero aun así dar gracias porque se nos provee.

Durante la Guerra Civil Española

Durante los difíciles años de la Guerra Civil española, un joven matrimonio con cinco hijos, que oscilaban entre los 12 y 1 años, tuvo que sufrir la expoliación de sus bienes, por uno y otro bando. A causa de ello, sus hijos, además de presenciar cosas horribles, como el asesinato de un hombre y el ver como soldados entraban a su casa y robaban, pasaron mucha hambre. Sin embargo, este padre de familia nunca dejó de dar buenas lecciones a su familia, nunca les habló con rencor de ninguno de los bandos, y siempre daba las gracias por los alimentos que tenían y pedía en oración el privilegio de compartir lo que tenían con otros. Esta era la oración que el pronunciaba en las comidas:

GRACIAS TE DAMOS SEÑOR

Gracias te damos Señor por el pan que nos mantiene, otórganos el favor de dar a quien no lo tiene.

Y todos respondían “Amen”.

Para mi, esta es una de las oraciones de gratitud por los alimentos más hermosa que he llegado a conocer. (AQUÍ os hablé de otra)

Este hombre, que había sido robado, zarandeado y humillado, que se llevaba a sus tres hijos mayores, un varón y dos hembras de 12, 11 y 9 años, respectivamente, a trabajar con él desde la madrugada… A pesar de todos esos atropellos, rezaba dando gracias al Señor por los alimentos conseguidos y pedía tener presente a quienes no pudieran tenerlo. Para mí, esto es una lección magistral de candor, espiritualidad, y amor.

Rezando y con el mazo dando

Tal vez pienses que este hombre era una persona retraída, que solo se metía en su casa, con su familia, y no tenía vida social, pues te equivocas. Era un hombre comprometido con las necesidades de su localidad. Trabajó activamente para conseguir el sistema de regadío en su localidad y mejoras similares. Su esposa, la madre de los 5 hijos, era una mujer culta y refinada, que enseñaba a leer a las mujeres del pueblo.

Lecciones para la humanidad

Alguna de las lecciones que podemos aprender de lo dicho hasta el momento es que esta vida es como una montaña rusa, ahora estas arriba, ahora estas abajo, como muy bien nos enseña la ley del péndulo. Por ello, tenemos que tener en cuenta que cuando estemos arriba debemos tender la manos a los de abajo sin juzgar, de forma que cuando estemos abajo, podamos tender las manos hacia arriba para pedir ayuda sin perder la autoestima. No somos más que otros cuando estamos arriba, ni menos que otros cuando estamos abajo.

Equilibrio

Como sabemos que la oscilación del péndulo es una ley, y como tal no lo podemos evitar, lo que debemos hacer es tratar que las oscilaciones tengan los picos lo más bajos posible.

Eso lo lograremos siendo cada vez más conscientes de que la humanidad, sea que estés sentado en un trono, o viviendo bajo de un puente, solo somos una, y nos tenemos que cuidar unos a otros. Si unos tratan de despojar a otros o de privarles de su medio de vida, es cuando suceden las revueltas, las crisis y las muertes.

Ejemplo

Los individuos que formamos la humanidad, somos como las células de un órgano. Cuando a una de estas células se las somete al maltrato a cualquier nivel, para tratar de sobrevivir, se transforma y se multiplica anormalmente, dando paso a un tumor localizado. Si no es tratado con prontitud y restablecido, puede viajar por medio del sistema linfático hasta alcanzar a otros órganos, causando grandes males para el organismo que sustenta este órgano enfermo. Puede incluso producir la muerte.

Si la humanidad solo somos un órgano de la madre tierra, si parte de esta humanidad está siendo maltratada por sus propios congéneres, si además estamos maltratando al sistema sanguíneo de nuestro cuerpo (la Tierra) que son las aguas, mares, océanos, ríos, pantanos… Además, atacamos al sistema inmunológico de nuestro cuerpo (la Tierra), como son los bosques… Además, estamos maltratando al sistema respiratorio de nuestro cuerpo (la Tierra) por medio de gases y pesticidas… Si al igual que células cancerígenas, nos hemos convertido en depredadores de otros órganos vecinos nuestros, como son los animales, parece ser que nuestra situación es muy grave.

¿Qué hacer?

humanidad

Pues ojalá yo lo supiera, pero se me ocurre que lo primero es cortar el suministro de todo aquello que envenena el cuerpo (la Tierra) y sinceramente yo no creo que eso se consiga con cumbres como la de Madrid. Allí acudieron más de 29.000 representantes de 196 países, cuyo desplazamiento es demasiado gravoso para el cuerpo (Tierra) y para el órgano (humanidad).

Como mucho, con que se reunieran tres técnicos por país, uno especialista en el aire, otro especialista en mar y el tercero especialista el tierra, podrían tratar los temas, y de vuelta transmitirían los informes sobre qué hacer y cómo hacer a sus respectivos países.

Con estos tres sobraría si efectivamente de lo que se trata es de salvar la tierra y no los intereses económicos de demasiados sectores.

Consciencia

Como he comentado anteriormente, la mayor revolución y la mayor terapia para la tierra es que la humanidad adquiramos cada vez más y más consciencia. Pero no para demandar a otros que tomen medidas, sino para hacernos 100% responsables, tal como dice la filosofía del Hoʻoponopono.

Es decir, si hay contaminación en la tierra, en el mar o en el aire, yo soy 100% responsable, por medio de generar desechos, por medio de adquirir demasiadas cosas, por medio de usar pesticidas, por medio de comprar productos cuya producción daña a todos los elementos de la tierra. Incluso por comer productos que me dañan y enferman, causando así quebranto a este órgano que es la humanidad.

Ser autosuficientes

A nivel individual se me ocurre que podríamos ser menos consumistas y más autosuficientes. La mayoría de las cosas que tenemos, sobre todo en los países industrializados, apenas las usamos, por lo que deberíamos preguntarnos si realmente nos hacían falta.

Conozco un matrimonio ya algo mayores y sin hijos que tienen una preciosa casa con terraza y en dos plantas, con unos grandes armarios repletos de ropa. Tanta ropa que se podría vestir a varias familias.

Hablando de autosuficiencia, el otro día vi una persona que, pedaleando en su propia casa, con una batería y una dinamo, producía la energía eléctrica que necesitaba. Me pareció encantador. Te ahorras el gimnasio, la electricidad y ayudas a la tierra.

Para quienes tenemos chimenea, se pueden fabricar troncos con papel viejo enrollado fuertemente.

Encontrarás muchas ideas de reciclaje en YouTube.

¿Te gustaría contarme que haces tú para reciclar o ayudar a la humanidad? Puedes hacerlo al correo lolacampa001@gmail.com o dejar tu comentario aquí abajo.

Gracias por tu atención!

Si te ha gustado mi post, ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te está gustando mi blog? ¡Compártelo con el mundo!