psicopata
Reflexiones

Psicópata

Cuando escuchamos o vemos escrita esta palabra ‘psicópata‘, casi todos pensamos en una o más películas, en algún personaje de novelas o cosas por el estilo, pero pocos pensamos que alguna de las personas con las que nos rodeamos de manera habitual lo sea. Sin embargo, lo cierto es que los psicópatas viven entre nosotros y es muy difícil de reconocerlos. Llegamos incluso al grado de que si conocemos a alguien que nos cuenta algún comportamiento raro de su cónyuge lo que hacemos es tildar a nuestro confidente de neurótico.

Pero… ¿por qué es tan difícil detectar a un psicópata? Pues porque son personas desinhibidas, que se comportan con mucha soltura y son espontáneas, disfrazando su comportamiento malsano de broma o de gracia. Es el típico que en un partido de fútbol entre amigos, si uno del equipo contrario tropieza con él, puede tener claro que el próximo balón que llegue a sus pies, irá dirigido con toda la fuerza hacia su cara, y claro está, habrá sido un accidente de esos que de vez en cuando pasan en el fútbol. O el graciosillo que si está en una fiesta donde se servirá una hermosa tarta para celebrar el evento, tratará de meter su dedo para probar una buena porción antes del acto, y si lo pillan se reirá diciendo, que lo ha hecho como broma para ver la cara que ponen los agasajados.

Pero… ¿Cuántos psicópatas hay a nuestro alrededor?

Pues según afirma Robert Hare, Doctor en psicología e investigador de psicología criminal, al menos el 1% de la población es psicópata. Otras fuentes llegan hasta el 6%, por lo que podríamos quedarnos con un baremo de entre el 2 o el 3%.

Artículo sobre Psicopatía en Wikipedia

Eso quiere decir que en una población de tan solo mil habitantes, si solo contamos con el 1%, diez de nuestros vecinos serian psicópatas.

Escalofriante ¿verdad?

Pero este tipo de psicópatas no criminales no suelen ser peligrosos para la sociedad a no ser que victimice a una persona, normalmente, su pareja, hijos, u otros familiares que convivan con él, pues terminan desadaptando a estas personas.

Otro motivo de preocupación es cuando estas personas adquieren grandes cotas de poder, como puedan ser políticos o gerentes de grandes empresas, por motivos más que obvios.

Rasgos del psicópata

  • Gran capacidad verbal y un encanto superficial: dentro de su estatus social, tienen gran fluidez de expresión y saben comportarse. Pueden ser albañiles, granjeros, políticos, clérigos, de todo.
  • Autoestima exagerada.
  • Constante necesidad de obtener estímulos, y tendencia al aburrimiento: Suelen ser también, dentro de su estatus social, más inteligentes que la media, motivo por el que se aburren con facilidad.
  • Tendencia a mentir de forma patológica: las mentiras pueden ser de palabra o de hechos, engañar es su gran habilidad, son tramposos en los juegos.
  • Comportamiento malicioso y manipulador: su agilidad mental y su habla locuaz hace de su interlocutor una víctima que termina siendo dependiente de sus razonamientos, quitándole la voluntad. Cuando en un país se dicta una ayuda social, se victimiza a la población, se la hace dependiente y se le niega el amor propio. Si esa misma compensación se diera a cambio de un trabajo digno se empoderaría a la población, puesto que podría abastecerse por sí misma y no sería mendiga de ayudas sociales. Cuando esto sucede dentro de una familia, las consecuencias son las mismas, víctimas que se sienten inútiles y dependientes del manipulador.
  • Carencia de culpa o de cualquier tipo de remordimiento.
  • Afectividad frívola, con una respuesta emocional superficial.
  • Carencia de empatía. Crueldad e insensibilidad: si en alguna ocasión parece sensible a un hecho, es porque sabe que en ese momento hacerlo así es engañar a los demás, la mentira y el engaño es lo que más le satisface.
  • Estilo de vida parasitario: si pagan los demás, mejor.
  • Falta de control sobre la conducta. Le resulta difícil acatar las normas, por ejemplo, conducir a la velocidad requerida, respetar los horarios, etc
  • Vida sexual promiscua.
  • Falta de metas realistas a largo plazo: no puede hacerlas porque depende de controlar a los demás, según el comportamiento de otros, él reaccionará para manipular.
  • Actitud impulsiva: el ejemplo que hemos mencionado más arriba del balonazo, o estropear la tarta, es irresistible.
  • Comportamiento irresponsable: en el manejo del dinero, en el trabajo, en todo en general.
  • Incapacidad patológica para aceptar responsabilidad sobre sus propios actos: por eso decimos que tiene un comportamiento irresponsable.
  • Historial de muchos matrimonios de corta duración.
  • Amenazas de suicidio, raramente consumadas: algunos estudios añaden este rasgo que formará parte en última estancia de su carácter manipulador, por ejemplo, si su pareja quiere separarse.

¿Se puede curar un psicópata?

La psicopatía es un trastorno de la personalidad, no una enfermedad, al no ser una enfermedad, no se puede curar. Pero parece ser que la psicología conductista podría, por medio de intentar de que adquieran nuevos patrones de comportamiento, mejorar bastante este trastorno.

El problema es que las personas afectadas de trastorno de personalidad, (cualquier trastorno, no solo la psicopatía) no están dispuestas a cambiar su forma de ser.

Hasta aquí el pequeño retrato robot del psicópata que vive entre nosotros. Espero que esta información te pueda ayudar, o al menos que te sirva, para que sepas que haberlos haylos y que ejercen una gran atracción.

Gracias por tu atención.

¿Me cuentas con quien psicópata has lidiado? Puedes dejar tu comentario más abajo, o bien enviarme un email a lolacampa001@gmail.com.

Si te ha gustado mi post, ¡compártelo!
error

¿Te está gustando mi blog? ¡Compártelo con el mundo!